Internacionales

Mantienen la búsqueda de víctimas en Guatemala por erupción de volcán

Las brigadas de rescate trabajan aceleradamente en la búsqueda de sobrevivientes mientras se espera la orden para que entre la maquinaria y barrer toneladas de cenizas petrificadas por las lluvias.

Sin esperanzas de encontrar vidas, socorristas guatemaltecos entraron hoy por cuarto día a la zona cero de la tragedia provocada por el volcán de Fuego, cuando suman 99 fallecidos y ascendieron a 187 los desaparecidos.

Ubicado a 50 kilómetros al oeste de la capital, el coloso despertó por segunda vez este año el pasado domingo con una de las erupciones más potentes desde 1954.

Las brigadas de rescate trabajan aceleradamente porque saben que la orden de parar la búsqueda llegará en cualquier momento para que pueda entrar la maquinaria y barrer toneladas de cenizas ahora petrificadas por las lluvias de las últimas horas.

El último reporte de la Coordinadora Nacional para la Reducción de Desastres (Conred), elevó la cifra de heridos de 44 a 58, en tanto se mantienen más de 12 mil personas evacuadas en 21 centros habilitados por el gobierno e iglesias, y los afectados superan los 1,7 millones.

El presidente guatemalteco, Jimmy Morales, visitó la víspera nuevamente la aldea El Rodeo, en el departamento de Escuintla, para alentar a los equipos de rescatistas y entregarles donaciones de botas y guantes.

‘Gente como ustedes son las que construyen nación’, les dijo el Presidente, quien les agradeció el apoyo y que expongan su propia vida para salvar la de otros.

También ayer un avión de la Fuerza Aérea de Estados Unidos trasladó a seis niños guatemaltecos a un centro sanitario de Galveston (Texas) para tratar las graves quemaduras en sus cuerpos, según informaron autoridades médicas.

La erupción del 3 de junio del cono de Fuego afectó, principalmente, los departamentos de Escuintla, Chimaltenango y Suchitepéquez, declarados por 30 días en estado de calamidad pública ese mismo día.

En los centros de evacuación la ayuda no cesa de llegar pero las personas comienzan a desesperarse y quieren regresar a sus hogares, a pesar de que está prohibida la entrada a la zona de desastre ante la inestabilidad del terreno, pronósticos de lluvias y nuevos lahares.

Facebook Comments
Close