Internacionales

EEUU: cancelaron miles de vuelos por una fuerte tormenta invernal

Las ciudades de Chicago y Detroit son las más afectadas por la intensa nevada. También colapsaron las rutas y los colegios tuvieron que ser cerrados.

Hay una versión móvil optimizada de esta página (AMP). Abra la versión móvil.

Una tormenta invernal llevó fuertes nevadas el viernes a zonas del medio oeste estadounidense que provocaron la cancelación de más de un millar de vuelos, el colapso de carreteras y el cierre de colegios.

“La nieve copará el viernes los titulares meteorológicos desde la gran área metropolitana de Chicago hasta Detroit”, advirtió el Servicio Nacional de Meteorología en un comunicado.

Los colegios en ambas ciudades estaban cerrados y se reportaron múltiples accidentes viales debido al hielo en las vías.
Las cancelaciones de vuelos se acumularon rápidamente, especialmente en el aeropuerto OHare de Chicago, uno de los más concurridos del país.

Estaba previsto que en Detroit y Chicago las precipitaciones dejaran hasta 23 centímetros de espesor de nieve, y se esperaba más de 2,5 centímetros por hora en el área de Detroit para el viernes por la mañana.

Más de 1.500 vuelos fueron cancelados en los aeropuertos de Chicago y Detroit, al menos la mitad en el de OHare, donde se acumulaban 18 centímetros de nieve.

Las aerolíneas advirtieron de que se producirán más cancelaciones en aeropuertos cercanos, y anunciaron que permitirán el cambio de las reservas de vuelos sin costes adicionales.

“Nuestra ciudad está enfrentándose a la primera gran tormenta de nieve que hemos visto en muchos años”, aseguró el alcalde de Chicago, Rahm Emanuel, a la vez que pidió a los ciudadanos que se mantengan en sus casas o edificios y “se tomen en serio las advertencias y consejos”.

En algunos suburbios de Chicago ya se acumulaban cerca de 22 centímetros de nieve la tarde del viernes.

La ciudad, acostumbrada al azote de fuertes vientos, no sufría una tormenta de tanta intensidad desde 2011, cuando cayeron alrededor de 50 centímetros de nieve en tan poco tiempo que algunos conductores se vieron obligados a dejar abandonados sus coches en las carreteras.

Los funcionarios insistieron en que esta vez están preparados, con cerca de 300 máquinas quitanieves para prevenir la escena de siete años atrás.

Aún así, desde el jueves por la tarde hasta la mañana del viernes, docenas de coches se accidentaron en la ciudad.

Los meteorólogos prevén que la tormenta dure hasta el viernes por la noche.

Facebook Comments
Facebook
Close