Internacionales

Arabia Saudí: Mohamed bin Salmán dejó de aparecer en actividades oficiales

Aunque no hubo ninguna explicación oficial, fuentes de la embajada saudita en Washington (EE.UU.) descartaron cualquier distanciamiento y aseguraron que las informaciones sobre conflictos dentro del reino son "infundadas".

Hay una versión móvil optimizada de esta página (AMP). Abra la versión móvil.

El príncipe heredero de Arabia Saudita, Mohamed bin Salmán, no participó de varias actividades oficiales en las últimas semanas, lo que hizo crecer los rumores acerca de una pérdida de poder dentro de la monarquía árabe y de un enojo por parte de su padre, el rey Salmán bin Abdulaziz.

Aunque no hubo ninguna voz oficial que confirmara los supuestos problemas, varios fueron los hechos que llamaron la atención. Uno de ellos fue la ausencia del príncipe heredero en dos de las últimas reuniones de gabinete encabezadas por el rey, detalló el diario The Guardian.

Bin Salmán tampoco fue parte de varios encuentros diplomáticos recientes, entre ellos, con el ministro de Relaciones Exteriores de Rusia, Serguéi Lavrov, con el primer ministro de Líbano, Saad Hariri, con representantes de India y China y con autoridades de la Organización Mundial de la Salud.

Otro elemento de sospecha es que el príncipe no fuera a recibir a su padre cuando el monarca regresó de su visita a Egipto. A esto se suma que Musaed al Aiban, uno de los asesores del rey y consejero de seguridad nacional, será quien supervise ahora las decisiones de inversión en nombre del rey.

Aunque no hubo ninguna explicación oficial, fuentes de la embajada saudita en Washington (EE.UU.) descartaron cualquier distanciamiento y aseguraron que las informaciones sobre conflictos dentro del reino son “infundadas”.

El caso Khashoggi

El principal motivo para este malestar del rey hacia su hijo sería el escándalo internacional generado luego del asesinato del periodista disidente Jamal Khashoggi en el interior del consulado saudita en Estambul el pasado mes de octubre.

Los apuntados por el crimen son allegados a Mohamed bin Salmán, por lo que el príncipe fue acusado por la CIA, legisladores estadounidenses y organismos como la ONU de estar detrás del asesinato.

“En el reino sabemos que tales alegaciones sobre el príncipe heredero no tienen base en la verdad y las rechazamos categóricamente”, respondió el ministro de Exteriores saudita, Adel al Jubeir.

Pese a esta declaración oficial, Michael Maloof, exasesor de Política de Seguridad en el Pentágono, considera que el actual heredero al trono se ha ido creando con el tiempo poderosos enemigos en la casa real saudita. “Ya se han puesto en marcha los procesos para intentar reemplazar a Mohamed bin Salmán por alguien más compatible con Occidente”, aseguró.

En ese sentido, una fuente cercana a Riad aseguró que aunque Bin Salmán sea el “hijo favorito” del rey, el monarca debe tener “una visión integral de su superviviencia y de la supervivencia de la familia real” para evitar una “bola de nieve” que los pueda arrastrar a todos, publicó Reuters.

Todo sigue igual

Más allá de estas especulaciones, Madawi al Rasheed, profesor de la universidad London School of Economics, cree que la estructura de poder en Arabia Saudita no ha cambiado y que continúa el respaldo del rey a su hijo, más allá del caso Khashoggi. Incluso recordó que, después de estallar el escándalo, Salmán bin Abdulaziz recorrió el reino “con su hijo a su lado, enviando el fuerte mensaje de que conserva el pleno apoyo de la corte real”.

Facebook Comments
Facebook
Close